De Fátima a Santiago

120 km a pie en 4 días una peregrinación

En 2017 se han cumplido 100 de años de las apariciones de Fátima y este verano he tenido la suerte de hacer una peregrinación junto con 2 amigos rumanos. Cuando estaba en la Capelinha (la ermita construida al lado de la encina donde se apareció la Virgen), pensé en las familias de la parroquia y me dije tenemos que hacer nosotros también una peregrinación familiar. No sé si lo conseguiremos, pero al menos ya recé allí por todos ustedes.

Después de Fátima partimos en autobús hacia Santiago de Compostela, atravesando Portugal de Sur a Norte. Al final del día llegamos a Valença, una bonita ciudad portuguesa a orillas del Miño. Después de cruzar a pie por el puente, pernoctamos en Tuy.

Al día siguiente celebramos en territorio español la fiesta de Santiago. Dijimos la misa en una iglesia románica del siglo XI, donde nos acogió fraternalmente don Avelino, el párroco de la iglesia de San Bartolomé. Empezamos la marcha, cada día unos 30 km a pie. Nos levantábamos cuando todavía no había amanecido y atravesábamos los bosques a la luz de la linterna. Poco a poco llegaba el alba escuchando los cantos de los pájaros con la brisa del amanecer. Era un momento para estar a solas con Dios y hacer oración en silencio. Llegábamos al final de cada etapa al mediodía, muy cansados y con los pies llenos de rozaduras, pero satisfechos por estar cada vez más cerca de la ciudad donde se encuentran la tumba del que evangelizó España y fue el primer mártir entre los Apóstoles.

Un día me dolía bastante la rodilla y estaba pensando en pararme, cuando vi al margen del camino un bastón con un mensaje: este bastón del cojo brasileño es para ti, ¡nos vemos en Santiago! Lo llevé durante todo el resto del Camino, hasta llegar a Santiago y me ayudó mucho.

Después de 120 km entramos con gozo en Santiago de Compostola, llovía un poquito y la verdad es que lo agradecimos porque era verano. Fuimos directos a la plaza del Obradoiro, donde nos encontramos por casualidad con unas rumanas que también habían hecho el Camino. Concelebramos en la misa del peregrino en la Catedral de Santiago, donde había miles de personas de todo el mundo. Al final vimos volar al botafumerio por las alturas del transepto de la catedral, pasándonos al lado a una velocidad impresionante.

Padre Javier Quesada
9 de septiembre de 2017

© 2023 by Uniting Church Arizona. Proudly created with Wix.com

  • facebook-square
  • Google Places icono social